Sólo se habla de amor

Mi mente me ha prohibido sentir amor.

Sí, es la esencia de mi autismo.

La inteligencia al servicio de la salud del cuerpo.

No, no es consciencia.

Son hábiles mecanismos mentales

para simplemente

huir de la realidad

de que la gente no siente amor

sino simplemente habla sobre él.

Dice Wilber:

“ama hasta que te duela”

yo lo llevé al límite,

allí donde mi cuerpo se rompió.

Ahora miro,

como testigo ausente,

las vidas que guío virtualmente

y veo muchas mentes

peleando con su realidad cotidiana,

relacionándose con sus parejas

como un item más

en la vorágine estratégica

de sus agendas infinitas.

Alejados de un cuerpo

que llora por

una caricia,

un beso,

una abrazo,

un coito psicodélico,

un baile desnudos a la luz

oscura de la luna nueva.

Yo, así,

no juego,

no,

no me apetece.

He decido sentir

sólo en mi cueva,

añorando presencias aúricas,

esperando un

“Deja Vu”,

en un eterno sueño,

de una cualquiera sofocante

noche de verano..

©Alf Gauna, 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s