No, no hay manera

Pues eso,

que no hay manera.


La mente

puede querer

lo que quiera.

Pero,

la vida decide.


Las cartas

están marcadas.

Y el juego

no lo dirige

la mente.

Lo marca

el camino cincelado

en nuestro adn.


No, no es la milonga

de lo de Darwin.


Es la putada

“de que”

a algunos

se nos obligue

a ver el camino

por adelantado.


Y ,aún,

queriendo cambiarlo

con la mente condicionada,

te “lo tragas con patatas”,

quieras o no quieras,

son “lentejas,

si quieres las dejas”.


Eso de “jodete y baila”.

Acepta.

Disfrutar depende de ti.

Abre el corazón.

aunque no quieras.

Así,

duele más.


Oye que hay otros

que viven de rositas

y esa es la otra putada,

la estupidez de comparar

encarnaciones,

el mayor mal del sufrimiento

homogeneizado.


Cuando la mente para,

el cuerpo fluye,

el corazón es coherente

con el latido del espacio

que nos conecta

y la vida sucede.


Suceda

lo que suceda.


Sin bien

y sin mal.


Con placer

o con dolor.


Raw Life.


©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s