Te adoro

Deja-me que te ame.

No pido nada a cambio.

Es puro egoísmo.

 

Necesito sentir-te.

Experimentar-te.

Para sentir-me.

Antes no podía.

Los “otros” no me dejaban.

 

Un río de endorfinas

inundan mi cuerpo

en un variopinto arcoíris 

de pasiones y 

de frustraciones.

 

La bioquímica 

no tiene moral,

fluye en una dimensión 

más allá del bien y del mal,

la única dimensión.

 

Nada importa ya, 

la morfina reconstruye 

mi creatividad 

en nexos inconexos 

de adverbios 

que adjetivan 

el sustantivo 

perdido de la amada.

 

Construyo 

peldaño a peldaño

una escalera

hasta las estrellas.

 

Quiero alcanzarlas.

Retozar con ellas.

Sentir la libertad 

de adorar-te 

eternamente.

 

Sentir en mi

la adoración por ti.

 

Un puro acto de 

narcisismo kósmico.

 

 

© Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s