Por el amor de la mujer

Sufro,

sí,

sufro,

por el amor 

de la mujer.

 

No es por el de una,

es por el de muchas.

 

Machín lo reducía 

todo a dos:

 

“Una, 

esposa y madre

a la vez.”

 

“Otra, 

complemento

de mis ansias.”

 

Soy un 

polígamo kósmico,

pero mis 

ansias galácticas

no se satisfacen

con esos 

impersonales

tránsitos planetarios

que definen, 

a cada instante,

cada canal,

cada puerta,

cada línea de

mi ser.

 

Necesito esa 

energía yin

que equilibre ese

yang que me robaron en la infancia,

y que resucitó una noche de verano

de hace ya casi 3 años.

 

Una sinastría femenina 

que complemente

cada poro de consciencia 

de mi mecánica 

sin activar.

 

Quiero jugar a ser dios

fundiéndome, con pasión.

con el ser de

cada mujer 

que aparezca en mi vida.

 

Esa energía femenina

mitificada 

en la figura

de la Virgen de Lourdes

que sana nuestros corazones, 

y  cuya misión

de armonización 

ella misma

me encomendó 

10 años atrás.

 

Necesito 

que 

me 

necesiten,

y 

así,

contagiar 

el virus

de la vida que,

en forma 

de semilla de amor 

a ellas mismas,

deposito

en sus cuerpos,

sin que quizá

se den cuenta.

 

Mientras sigo 

intentando

perdonar la culpa

de una mente loca

de monogamia

adquirida.

 

Y agradezco

el regalo,

en forma

de compañera 

de vida,

con que el universo

me premió.

©Alf Gauna, 2020

2 comentarios sobre “Por el amor de la mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s