Corazones solitarios

Somos corazones solitarios,

cabalgando esta yegua salvaje

e indómita que es la vida.

Soñamos con éxitos inmaduros

que endurecen nuestro corazón,

momento a momento.

La vida es el oxigeno del amor,

un bálsamo redentor

para las células cancerígenas

del condicionamiento y del linaje.

El bello instante del ahora

colorea el sabor de un beso.

Aire puro que destruye

las murallas del corazón.

Pero el miedo y la ansiedad

levantan un muro que nos impide

sentir los latidos del corazón.

Aunque gracias al dios Jobs,

el applewatch cuenta por nosotros.

Yo, insisto cada noche, cada instante,

y te sigo enviando besos virtuales,

pues el diablo “covid” no quiere

que nos toquemos.

¿Sabes?

Existe un mar infinito,

un vórtice de conexión infinita,

que expande nuestro corazón,

y que, como diapasón kósmico,

destruye, desde dentro,

esa muralla que impide

vivir,

sentir,

amar.

¿Los sientes?

Son sólo, para ti.

©Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s