Desde la Verdad Interior a la Aspiración Kósmica

Nací en 1962, en la última etapa (1961-2027) del Programa de Conciencia Global de apertura del cerrojo del Testigo Kósmico (TK) a través de la llave de la Verdad Interior (VI) que nos acompaña desde 1615.

La Supernova de Kepler, SN1604, única observada hasta la fecha en nuestra Vía Láctea, nos mandó en forma de neutrinos la información necesaria para desvelar como delegados del TK esa VI.

Casi simultáneamente , según cuenta la historia, el 25 de agosto de 1609 Galileo inventó el telescopio. Comenzó así el desarrollo de la ciencia moderna, con la excusa del desarrollo tecnológico y el bienestar social, a desvelar inconscientemente esa “VI” mirando al cielo.

Ese TK que según las tradiciones acumula las experiencias históricas en el campo electromagnético de las Lunas Galileanas de Jupiter, el famoso registro Akáshico o en las concepciones más vanguardistas, a lo Haramein, en el propio éter espacio temporal en expansión, donde tiempo es memoria,o donde sin masa no hay tiempo y, en consecuencia, no hay memoria, delega en nosotros como sensores kósmicos biológicos para que desvelemos a través de nuestras experiencias esa supuesta VI.

A través de mi experiencia individual he desvelado que lo primero que hay que deconstruir es el propio concepto de VI. Y en ese camino he encontrado:

“Que mi verdad no es tu verdad. Que tu verdad no es mi verdad.Que nuestra verdad no esta fuera ni dentro de nosotros, que realmente emerge de manera holofractográfica de la interacción con el entorno al que ónticamente pertenecemos, de la capacidad de nuestro cuerpo como sensor kósmico para apercibir y de una mente libre para retransmitir lo que apercibe”

La culminación de un proceso celular que retransmite al Akásha neutrínico el sumatorio de las verdades diferenciadas u homogéneas de la experiencia de cada ser, biológicos, inertes o víricos de Gaia en mutua interacción con los otros y el kosmos.

En realidad al TK no le interesa los humanos, mejor dicho no es consciente y , aún menos, con intención moral. Es un proceso, que mediante una batería de sucesos estocásticos que acontecen entre vórtices virtuales de él mismo, y que por iteración, pretende evolucionar o no a la emergencia de un mecanismo físico Omega de conciencia.

Mi proceso individual de desvelar la VI llega prácticamente a su fin con estas pocas líneas anteriores.

Ahora queda esta fase final de 7 años hasta la llegada del Ciclo del Fenix Durmiente de corporeizar celularmente mi “vi”.

En 2027 se abre otro ciclo y otro mecanismo que el TK quiere experimentar a través de nosotros.

Realmente la deconstrucción del significado de esta nueva llave a experimentar, La Muchacha Casadera , es un verdadero reto.

Entramos de lleno en un proceso hermenéutico de filtrado del condicionamientos de los diverso autores para establecer unas líneas directrices que nos orienten en esta nueva etapa.

En un proceso de metabolización corporal, “enzimado” por mis emociones, voy a intentar compartir mi deconstrucción.

Dentro de la visión apocalíptica del mensaje recibido por Ra Uru Hu o de la manipulación celestial invo-evo Bla,Blavstkiana de Rudd y pasando por la concepción más Kósmicamente coherente de Steve Rhodes hay espacio a que cada uno incorporemos nuestra forma de sentir como sobrevivir en esa nueva etapa.

Ante las evidencia de la caída del sistema de apoyo social , la necesidad de sacar nuestro lobo solitario consciente para sobrevivir , se hace evidente.

Anclados en esa nuestra VI deconstruida por nosotros mismos, el Programa nos lleva a un camino de ambición y a un proceso de clarificación de lo que esa misma palabra significa desde una nueva perspectiva receptiva y de transcendencia de los significados estratégicos.

Rudd lo denomina el Sendero de la Serpiente que se mueve desde la avaricia a la ascensión pasando por el equilibrio objetivo de la aspiración.

Ra le da ese tono de empuje para ascender socialmente pero nos encontramos también en una de sus líneas la parte mística, la parte de nuestra relación con el kosmos.

Mi parte tribal y Kósmica sintetiza un camino que se abre a partir del 2027 que se corrobora con la pandemia aunque siento que no esta exento ni de esperanzas ni de miedos mentales.

Una camino donde pequeñas comunidades, clasificadas por fractales y agrupados alrededor de parejas sagradas, se preparan para un futuro viaje planetario a través de experimentar, ellos y sus descendientes, los apoyos tribales de convivencia desde la consciencia del don y a corazón abierto en este nuevo período que se abre. Y que, comunicándose a través del 5G con otras comunidades, se convertirán en nodos de una red de conciencia neuronal a modo de test del encefalograma del TK.

Así, una vez desvelada la VI, sólo nos queda “la colada” de la convivencia comunal para cuando nos encierren a todos en el neocortex omega que despertará al TK a la auto-conciencia, y que desde esta primavera ya se comienza a vislumbrar.

©Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s