Prostitución Kósmica

Sí, todos estamos prostituidos por el kosmos.

Sí, vivimos de exponer nuestro cuerpo para que el proxoneta universal se conozca.

Cuanto antes lo aceptes, mejor.

De nada sirve las ideologías. Sólo alargan la agonía.

Cuídalo, respétalo, nútrelo, ámalo. Es tu herramienta de trabajo.

Realmente, esconde muchos secretos.

Descubrirlos es un hermoso juego, un desafío, un reto.

La vida es una tragicomedia de placer y de dolor.

En nuestra biología, más esencial, la célula, se nos marca a cincel, el motor homeostático de la supervivencia.

Sólo la locura de la mente, la alienación del condicionamiento y la homogeneización, nos puede llevar a quitarnos la vida, a dejar de vender nuestro cuerpo, de prostituirnos.

Todas las palabras son polisémicas. La cultura y el mito de lo dado moralizan significados, homogeneizándolos y estigmatizándolos.

La cognición optimiza significantes. Perspectivas únicas que enriquecen múltiples significados que en resonancia construyen fractales de entendimiento. Hilos de autoridad externa que holografían el despertar del Proxoneta Kósmico que, algunos, nominalizan, de manera eufemística, con el adjetivo de “La Conciencia”.

Todo es un juego y el lenguaje es la mayor trampa que desorienta a la mente.

Más allá de lo negativo o de lo positivo, más allá del bien y del mal, está tu plenitud cognitiva, el único significante que da significado diferenciado a tu autoridad externa.

©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s