Rasgando mi escroto

Busco.

Busco y 

rebusco.

 

Araño.

Rasgo mi escroto.

 

Froto y

re-froto

mis ingles.

 

Busco esa sangre humana.

 

Esa sangre humana 

que en un tiempo pasado 

brotaba 

y

brotaba,

como manantial de amor,

como maná de felicidad.

 

Busco esa savia nueva. 

 

Esa savia nueva 

que libere, 

¡SÍ!

que libere,

mis cojones 

de la presión 

de esperar.

 

Ese muro de indiferencia

forjado al fuego 

de las necesidades 

de los otros,

cementado

con la armonía de dolor, 

del sacrificio 19+5,

agota mi ser.

 

¡SÍ!

 

Lo agota.

 

La libélula de mis emociones

busca alzarse sobre ese muro.

Quiere vislumbrar 

la sagrada libertad

de viajar por la vida 

sin las ataduras

del condicionamiento.

 

A lo lejos, 

una pequeña aldea de

Vestales 

y

Cartujos 

esperan 

mi llegada

para establecer el

5g post-turquesa

de la interconexión kósmica.

 

Allí, juntos,

compartiremos 

ese “mate”,

de amargo aroma,

de los que,

alguna vez,

tuvieron fe, 

en esa milonga

que llaman despertar.

 

© Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s