Nebulosa

La soledad acecha.

Víctima de la consciencia,

los límites del yo

se difuminan.

En un kosmos infinito,

eternamente atemporal,

muto y emerjo en

la finitud temporal

del presente continuo

del ahora.

Es un bastardo experimento de vida,

donde un absurdo juego de yoes

buscan nada que encontrar.

Un mareante tio vivo

de “daseines” solitarios

girando y girando,

como locos girasoles,

al son cubano

de un adn otoñal.

Vetustos,

los corazones nadan

en uno denso y empalagoso

amor esquizofrénico.

Huyo conscientemente

de la consciencia

que apercibe cada dolor

en cada instante de pasados caducos,

en cada instante de esperanzas futuras,

en cada instante de un presente

que muere

en cada instante.

El placer es un impasse

de silencio

en la serie causal

de la biología del

dolor de existir.

Una nebulosa

de soledad,

con su aroma

de seducción kósmica,

invade mi elain vital,

como consciencia

maldita

de madura

senectud.

Musitando neutrinos

dextrogiros,

eyaculo,

al astral morfogenético,

la melodía dolorida

de mi forma

diferenciada

aceptando

la nada

de la verdad

que no existe.

La trilogía maldita:

Verdad, Bondad y Belleza,

se diluye en la erótica estética

de tu ética aúrica,

ese alquimia mágica

con que la herejía kósmica

destrona a los molinos de viento

de mi mente.

A lo lejos,

voluptuosa,

la sensualidad

de tu forma

despierta en mi

esa breve esperanza

de seguir sintiendo.

Tic

tac,

tic

y , quizá,

un atemporal

taaaaaac…

©Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s