Quietness

Sí, todo está tranquilo.

¿O no?

No sé.

No sé, nada.

Sí, he puesto acento en “sé”

La mente,

es un murmullo lejano.

Una nube de

voces inconexas.

No hay orden temporal.

El cuerpo,

siente, ahora.

No hay mañana.

ES, ahora,

No hay yo.

Hay, sintiente en el instante.

Los dedos ejecutan

códigos binarios

que transducen

la bioquímica del ahora.

Un marea de “nadas”

y “algos”, signos

sin significantes,

ni significados.

La muerte de la

semántica del yo.

El Yo muere

al alzeheimer

del ayer

y a la premonición

del mañana.

No hay otro.

No hay división.

Universo

colapsando

en un conglomerado

celular sintiente

en el ahora.

Una sintiencia

objetiva

kósmica

de la nada

coemergiendo

en un mosaico

de perspectivas,

de signos

en busca

del arca pérdida

de la utópica

semántica

universal.

Un eterno Tánatos

devorando,

en un ágape de “ceros” y “unos”,

el sueño

apocalíptico del eros.

©Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s