Preludio

El ritmo del eterno preludio,

baña las costas del sacrificio.

Falsas añoranzas desvelan

fluidas premoniciones

que colapsan en

azarosas realidades

físicas.

Entono fonéticas

asimétricas.

Esa asonante rima

dodecafónica que

destruye los sonetos

que a modo de madrigal

loa el vagabundo trovador.

Eternos juglares kósmicos

bufonean la

Corte del poder.

Ese collage surrealista

que alimenta mi alma

rebela mi cuerpo en

absurdos compases

mentales.

Un corazón amordazado

forcejea valeroso

en su empeño apocaliptico

de romper los grilletes

de las heridas kósmicas.

Escolios virtuales

que fantasean

con eternos deja vus.

La emanación sin palabras,

el continuum Uróboros,

ese sedicioso wormhole

donde

la nada del blackhole

se confunde en

el todo del whitehole.

Allí donde las plegarias

terrestres se funden

en los sonidos

del silencio de

Laniakea.

Esputos de estériles

neutrinos

que eyaculan los ovarios

despiertos a la trampa

de lo yang.

Ese momento donde

la bachata del Tao se diluye

en la esencia Yin.

Sí,

donde la materia ES

y

la energía

NO,

NO ES.

©Alf Gauna, 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s