Encarnado para Sentir

Mi cuerpo

ha nacido para

sentir.


Se muere sin tus

besos.

Se muere sin tus

desprecios.


La bioquímica

no tiene moral.

Somos

heroinómanos

de la pasión,

y del deseo.


No necesito ni

sapito

ni ayahuasca,

mi cuerpo se encarga

de desequilibrar

el flujo hormonal

para sentir.


Si me aclaro, muero.

No quiero saber.

No quiero entender.

El miedo es el asesino

de la emoción.


Que fluya el opio

de tus caricias,

la oxicodona

de tus azotes.


Quiero sentir

sin lógicas,

ni abstracciones.


El

recordar

me traerá

el deja vu

del dolor

y del placer

de lo no

vivido

en plenitud.


La plenitud

es una farsa.

Lo que falta

es lo que

realmente

me pone.

El fullness castra

la esencia emocional

de procrastinar

inconscientemente.


Ese arco iris inmoral

de insatisfacciones,

rabietas,

desilusiones

y amarguras

eternas que sueñan

con esa falsa ilusión

de la pacífica satisfacción

del éxito

del que

nunca consigue.


Quiero gritar lo

que mi rol siente,

esa realidad atemporal

inconexa

que suma

la bioquímica

del ayer,

del hoy

y del mañana.


©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s