Deseo

Siempre he

huido del deseo.


No,

no era miedo,

era herida

de género.


Un niño que

no comprendía

la violencia patriarcal

confundía,

el cuerpo, con el mal.


La vida

te provoca

para sentirte

pleno.


No, no

se puede

ocultar

más.


Ese Oscuro

Objeto del Deseo,

ese Último

Tango en Paris.

ese Doctor

Zhivago

ese Oceans

of Fantasy.

mutan,

de fantástica virtual,

a carne,

sudor y

saliva,

squirting

de sumisión

y dominación.

ternura de vulnerabilidades

compartidas.


Un espacio común

para sentirnos

y aligerar,

el deseo y

la salvaje realidad,

en el orgasmo

de pasiones

comunes.

Y descubriendo, como

niños curiosos,

esas otras, quizá,

no tan comunes.


©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s