CNB

Hoy “toka” kosmos.

El proceso creativo es el de siempre.

Una noticia que leo con alguna confirmación de mis fantasías disparan el proceso premonitorio.

Sí, en el fondo lo puedes ver como magia, videncia, genialidad o sentido común kósmico. Allí donde lo lógico es indistinguible de lo abstracto.

Tenemos que seguir obviando el paso del eter, vacio de fluctuaciones cuánticas , espacio, huevo de quarks neutro, estrella de preones primigenio al plasma de los componentes esenciales de la evolución yuxtapuesta. Ese ring pass not, aunque movible y especulable, por ahora sigue siendo donde se esconde la mano de dios, el espíritu, por supuesto físico, no visible , no medible, no detectable, no apercibido por la consciencia humana aunque sí sentido por la inconsciencia del cuerpo, por simple pertenencia óntica.

Sí, la Teoría de la Yuxtaposición y la Cosmologia del Rave recibida en enero de 1987 y retransmitida a través del sistema body-mind de Mr.Ra Ur Hu es la ontologia, la cosmología y la epistemología, la síntesis del cosmosear. El Sr.Whitehead ya lo sintió en el XIX. Por cierto y si no fue recibida, aceptemos con admiración y humildad la genialidad de Mr.Krakower.

Ese plasma que podemos especular hasta el infinito como, cuando, donde y de donde se formó era una sopa falsamente boba de quarks, electrones, neutrinos con un algo más escondido intrínsecamente en cada elemento: su momento angular propio. El famoso e incomprendido cuarto elemento del Diseño Humano, el monopolo magnético.

La mitología de la Cosmología del Rave con su lenguaje metafórico en ausencia de palabras científicamente ajustadas lo deja entrever tras el velo de las bambalinas de las mentes dogmáticas.

Con el advenimiento del modernismo y la ciencia hace 400 años seguimos el camino inicial de nuestro neocortex. El único en esos momentos viable. El camino de la luz. La genialidad de algunos hombres buenos, buenos por herejes, dio lugar a un Galileo con su telescopio. Para mirar hacía lo grande y a lo lejos. Menos conocido es Zacharias Janssen que en 1590 comenzó la aventura de mirar lo pequeño con el microscopio.

La utilización de nuestra corteza cerebral para desarrollar técnicas de detección y de apercibimiento fuera del alcance de nuestros sentidos biológicos naturales ha posibilitado nuevos y apasionantes descubrimientos en señales fuera del espectro habitual de la luz.

La astronomía multimensajero es un maravilloso coctel de datos que combinan la posibilidad de analizar las señales electromagnéticas, las de las ondas gravitatorias y las de partículas que viajan cuasilibres, entre ellas las del maravillosamente extraño neutrino.

En este artículo de Ethan Siegel:

https://bigthink.com/starts-with-a-bang/big-bangs-final-prediction/

nos habla como ha sido la confirmación de la existencia del CNB (Cosmic Neutrino Background). El Fondo Cósmico de Neutrinos.

Nos dice la Cosmología del Rave que ese bebecito kósmico cuyo ajna se desarrolla en nuestro sistema solar flota en un líquido amniótico (CNB) que lo nutre. También dice que hay un cordón umbilical que va más allá del muro de las primeras estrellas, allí donde el Gran Big Bang dogmático se hace humilde como un un big bang más. Donde la nada previa se convierte en algo material eterno que se reproduce y evoluciona quizá para conocerse.

Necesitamos una ontología, una cosmología y una epistemología que nos ancle en nuestro propósito.

La tenemos.

Quienquiera la puede conocer.

©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s