Basorexia

Dícese del deseo repentino de besar a alguien.

Recuerdo sólo una vez recibir ese beso repentino.

Sí, no de darlo.

La alexetimia cultural condicionante.

Fue un acto de reconocimiento más allá de la mente.

Algo así , mira soy consciente de lo que necesitas y soy la única persona en el universo que me he dado cuenta.

Sí, por fin nos encontramos en esta serendipia que es la vida.

Un “Hello Like Before”.

Un corazón que se abre cómo portal estelar , StarGate, a otra dimensión.

Quizá ese beso cogntivamente inconsciente sea lo único por lo que merezca la pena vivir.

El recuerdo se graba en el hipocampo y cuesta , muy mucho, no buscarlo de nuevo.

Ese traje cultural y biográfico 2/6 forzado se despierta con el ósculo a tu verdadera esencia 2/4. Que entiendan los del mundo del Diseño Humano.

Luego, la mediocre circunstancia de lo mundano, diluya la exquisitez del ágape del re-encuentro.

La mente vilipendiada sufre al tener que ceder su poder y despertar a un cuerpo que sólo necesita del encuentro íntimo para comprender.

Las palabras mueren en el sinsentido de la ausencia de la caricia de unos labios húmedos de historias de encarnaciones pasadas.

El deseo que reconoce nuestra historia fractal común en la basorexia como acto psicomágico kósmico eterno.

©Alf Gauna, 2023

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s