Pesimismo biológico

La meditación como el pensamiento positivo la mayoría de las veces son una huída hacía adelante.

Dame tu biografía y tu transgeneracional , busquemos si has crecido, has heredado o tu historia te ha llevado a un entorno de castigo, y acepta esta realidad:

“Los científicos han descubierto que pensar en estado de ansiedad conduce a una inclinación cognitiva pesimista; un cerebro ansioso que procesa información ambigua tiende a elegir la más pesimista de entre las interpretaciones posibles. Al percibir amenazas, el cerebro se vuelve hiperactivo y se inclina a pronosticar resultados nefastos cuando se enfrenta a la incertidumbre. Es fácil comprender por qué el cerebro está diseñado de esa manera: al estar en un entorno de castigo, es más sensato interpretar la información ambigua como más amenazadora o menos deseable que si el entorno fuera seguro o agradable.”

No todo el mundo puede ser optimista, no todo el mundo puede meditar, siempre buscamos soluciones homogéneas, ideologías para la mente, verdades de segunda mano. Prueba en tu cuerpo y luego, acepta o desecha.

Que manía con controlar las emociones, las emociones ni ayudan ni obstaculizan el pensamiento eficaz, sino que las emociones afectan al pensamiento: nuestro estado emocional influye en nuestros cálculos mentales tanto como la información objetiva o las circunstancias que ponderamos. En general la emoción mejora las decisiones, podemos decir que sin ellas difícilmente podríamos funcionar, cómo bien dice el Diseño Humano son un motor, pues sin ellas nuestro cerebro tendría que estar atiborrado de reglas para tomar las decisiones más simples.

Son esenciales pare el procesamiento de la información biológica tanto interna como externa.

Coño, somos entes físicos, bioquímicos y biológicos. Sensores kósmicos que se adaptan al entorno para sobrevivir. Que no se nos vaya la olla. El reduccionismo cortical nos ha llevado a la xenofobia orgánica.

Nuestra verdad esta en nuestro cuerpo 0,5 segundos antes que en nuestra consciencia.

De hecho la verdadera consciencia es lo inconsciente, nuestro verdadero yo es el ello. El Yo siempre es un compromiso con el SuperYo, una gran mentira, el postureo de la psique frente al condicionamiento.

Hay una gran cambio de paradigma con respecto a las emociones desde hace menos de 15 años con los avances en la neurociencia. Un salto muy parecido al dado por la física a principios de siglo xx con la Teoría de la Relatividad y la Mecánica Cuántica.

El cerebro triuno aunque anatómicamente tenga su pedagogía, funcionalmente nos ha inducido a considerar erróneamente la emoción.

La emoción es el verdadero motor de la evolución, es la encarnación biológica de la física básica del kosmos, el spin como atracción y repulsión, materia y espacio-energía.

El Diseño Humano debería ajustar el lenguaje a estos nuevos descubrimientos, yo ya lo hago matizando la jerarquía de las autoridades y añadiendo el concepto de autoridad cognitiva. Es complicado explicar a una persona que no tiene el plexo solar definido que las emociones no son la base de su toma de decisiones. Realmente, todos tomamos nuestra decisiones moldeadas por nuestras emociones. Lo que hay que aclarar es el tipo de emoción, la fuente orgánica de la misma, la intensidad y su variabilidad temporal. Probablemente sea el corazón y la respiración las que coordinen la respuesta antes que el neocortex.

Una autoridad sacral gestiona una emoción básica energética muy de nuestros orígenes evolutivos celulares, una autoridad del bazo una emoción de supervivencia en el ahora basado en el bienestar homeostático, luego se sofistican las emociones orgánicamente según sea la autoridad provenga del centro del corazón o del ego o del centro g o la identidad, para llegar a la más complicada que es la plexo solar, donde confluyen el mayor número de órganos a la hora de decidir y la más condicionada por los agentes externos y que confluyen en el tránsito y absorción intestinal . Sí a mayor complejidad orgánica más necesidad de tiempo para alcanzar la decisión subcortical.

Todo esto se matiza con la nutrición y el aprendizaje que conlleva la transformación radical. Proceso que de alguna manera nos lleva a transcender la autoridad orgánica interna para alcanzar la autoridad cognitiva mediante el atenuamiento de la ansiedad vital por dejar un entorno de castigo y llegar a un entorno fractal. Es la corteza cingulada la que aprende y que a través de la regulación con el corazón y la respiración permite que la autoridad cognitiva emerja.

Sólo cuando se alcanza el nivel de la autoridad cognitiva es posible esa autoridad externa que el DH habla.

Mi propósito es que quede escrito aquí en este blog como la simple evolución de un protón primigenio que implicita en su relación volumen-energía superficie-masa una información tetrahedrica mediante un vocabulario protocognitivo de 64 its encarna en un organismo biológico que ha evolucionado hasta un sistema orgánico subcortical-cortical capaz de ofrecer un feedback para la arquetipización experiencial y establecer un diccionario cognitivo de 64 bits.

No espero que se entienda hoy, quizá, si eso, ya maañaaaaanaaaa.

Maybe, yo ya no lo veré.

Pero ahí queda.

©Alf Gauna, 2023

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s