Siete noches de soledad.

Quizá vuelvas pronto.

Si, ya son siete días

de soledad, 

siete noches de oscuridad, 

respirando un

eterno silencio.

El saxo de Gato Barbieri 

acompasó mi corazón,

en busca de armonías ocultas, 

en busca del calor de tu pelo, 

en busca del olor de tu sangre, 

en busca de esa miradas

psicópatas de amor,

furtivas de incomprensión.

El anhelo de tu presencia 

revolotea caprichoso 

en una nube oscura 

de esperanza marchita.

Aunque la amargura 

de la ira 

frustre el aroma

del posible 

reencuentro.

Es sentir la cercanía 

de tu compañía 

lo que

diluye el tánatos 

de un posible no,

y me permite soñar

con una infinita explosión 

de fuegos artificiales, 

un sinfín de ágapes,

de eros, 

de mágicos deseos, 

dormidos en la eternidad 

de nuestros cuerpos.

 

©Alf Gauna, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s