El clítoris del desencanto.

Tres puertas son,

las que abren

el camino de tu placer.

Tiemblo al sentir

que por fin veré

a la diosa Yin

en tus ojos.

Un clítoris travieso,

desencantado

de torpezas masculinas,

anhela el camino del Tao,

el camino a la supernova

que destruye el Ego,

el del imaginario tantra.

¡Ay! ese punto G de mis sueños,

esa mágica parada en el camino ,

donde repostar la energía y

saborear el cafecito del segundo orgasmo.

¿Seguro que es aquí?

Siiiiiii!

No pares…

En la meseta momentánea

de la respiración

tomamos fuerza

para escalar,

coronar la cima del cérvix.

Ahí donde explosiona

ese arco iris de quarks

y neutrinos.

Amor a la nada.

(C) Alf Gauna, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s