Relaciones abiertas.

Abro la ventana 

de nuestra relación.

 

Y, así, puedas huir

de tu miedo 

a no saber 

como quererme,

para que huyas 

de la esencia del amor.

 

Abro la puerta y 

sales, pizpireta, 

en busca de aventuras,

una metadona que pare 

esa mente que no comprende 

lo que siente su cuerpo.

 

La ventana abierta 

oxigena la habitación 

y potencia el aroma 

de la ausencia.

 

La ausencia ama 

el sueño de tu regreso, 

y cuando,

relajada, vuelves al hogar, 

encuentras esos brazos seguros 

que siempre te dicen:

 

Te quiero aunque 

vueles continuamente

en busca 

de algo que 

siempre te acompaña:

 

Mi pasión 

por tu 

existencia.

 

© Alf Gauna, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s