Esa breve historia de amor

La semilla

de un beso

robado,

germinó en

un ramillete

de deseos,

de pasiones,

de equívocos

adolescentes.


Jugamos a ese te veo

ahora no te veo,

al te quiero,

ahora no te quiero,

al te amo,

ahora no sé

que es el amor.


Bailamos desnudos

buscando la valentía

de la entrega

salvajemente

incondicional.


Ese miedo inconsciente

a la verdad del placer,

escondió

lo prohibido de nuestros

deseos.


El amanecer

de nuestros

besos de vida,

eran asesinados,

pasito a pasito,

por una mente densa

y sus

lógicas intranscendentes.


La separación marcó

el comienzo de la locura

de una supuesta

amistad mental.

Una red virtual incorpórea

donde el deseo se convierte

en una supuesta magia

de amores metafísicos.


La nada del calor.

El vacío del olor.

La soledad del tacto.

La muerte del instante

infinito del orgasmo

en tus ojos.


©Alf Gauna, 2021


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s