El Señor de los Anillos

Un aniillo codónico es una familia química dentro de nuestro cuerpo formada por uno o más codones.

“Hay un total de 21 anillos de codones, cada uno relacionado con un amino específico ácido o codón de parada. Los anillos de codones son familias químicas transgenéticas que operan en acervos genéticos completos, atrayendo a ciertas personas de forma natural juntos en parejas, grupos y finalmente formando sociedades enteras.Los anillos de codones son la maquinaria biológica detrás de lo que los antiguosllamado *karma’. La manera en que se entrelazan forma la forma geométrica campo unificado que sustenta a la humanidad, y como el ADN humano muta para llevar las frecuencias más altas que vienen con el Gran Cambio, los 21 Anillos de Codones llevarán a la humanidad a la realización biológica de su verdadera naturaleza y unidad. Cada anillo de codones está conectado a un Aminoácido, componentes químicos utilizados por su cuerpo para construir proteínas.”

Esta es la descripción que hace Rudd de los anillos codónicos, como siempre su blavatskianismo es evidente. A mi enseguida me sale mi rauruhu-nismo nihilista pero cuando dejo pasar la ola me viene mandar a los dos a tomar por culo,uy! ,últimamente estoy muy sodomita, WIlber me diría que soy gay. Bueno, a tomar por culo los tres.

Intento interpretar la Raw Data (los datos en bruto) suponiendo que no salen de la boca de un humano condicionado, sí, eso de la hermeneútica de lo que tanto hablo habitualmente.

Bien, sintamos.

Tenemos un éter que “pare” un neutrón. Un neutrón que implicita yuxtapuestamente cuatro dimensiones arquetipales (masa-energía-información-geometría) y 64 prototipos de cognición escondidos holográficamente en su superficie, que hereda el cargado protón.

Con el protón, el electrón, el neutrino y la rotación comienza la ruleta atómica de la cognición.

Con el movimiento comienza la creación de búsqueda de un mecanismo cognitivo que permita el apercibimiento de lo que acontece. La relación dual inter-atómica nos lleva al mundo de la química, la del quinto elemento, el espacio con sus 4 dimensiones, el arquetipo de la forma.

Después de 13.700 nos encontramos un mecanismo evolutivo que permite la cognición. Un neocortex que permite la visualización y la coordinación comunicativa “despierta” del mecanismo cognitivo incosnciente escondido en el sensor kósmico de la forma (nuestro cuerpo).

La biología y el No Ser levantan un velo sobre la mecánica arquetipal que sigue implícita en nuestro testigo pentadimensional primigenio.

Esos 64 prototipos protónicos evolucionan experiencialmente agrupándose bioquímicamente en un juego fractal de 21 aminoácidos que emergen por interacción fractal como arquetipos cognitivos evolucionados en su interacción mutante marciana pentadimensional.

Corolario:

Un testigo de 4 dimensiones que digitaliza en 64 bits la quinta dimensión espacial esos 8 bytes que guíen la construcción del mecanismo cognitivo kósmico definitivo.

The Big History en 6 párrafos y un corolario.

Lo bueno , si breve, dos veces bueno.

©Alf Gauna, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s