Calor

No.

No es así.

Sobran palabras.

Sobran explicaciones.

¿Sabes?

Sólo es cuestión de calor.

Sí.

Abrazados desnudos 

surge un vórtice de entropía.

Nuestros quarks 

bailan al son de nuestros besos.

Así, nace el calor de la unidad.

Un “deja vu” kósmico de amor primigenio.

Una vuelta a nuestro hogar, 

antes del Big Bang del espacio-tiempo,

antes del Big Bang de la vida,

antes del Big Bang de la mente.

Esa Esidad eterna donde la muerte es un sueño.

Sí, el paraíso de los besos encadenados.

La Talidad donde nunca jamás el amor muere.

© Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s