Buenos Aires

Respiro el aire de la muerte

cincelado en la pupila de mis ojos.

 

Una extraña sensación de revolución interior

recorre mis entrañas.

 

Un espíritu que se apaga, 

que muta en un renacimiento

incomprensible de eternas nostalgias.

 

No intento entender nada

en esta serie de grafísmos inconexos 

de significantes absurdos.

 

Solo trato de describir la no sensación 

de una nada toroidalmente vacia.

 

La eterna esperanza 

agita mis alitas de colibrí kósmico 

intentando cruzar

el océano de pasión 

que me lleve a mi amada,

a mi extrañada Buenos Aires.

 

Quiero renacer en sus calles, 

abrazar a sus gentes, 

golpear a los del “Boca”, 

atizar a los del “River”

desde mi corazón “merengue”.

 

Quemar dólares Yankies.

Acuñar pesos con la esfinge 

de Maradona y de Messi

que se re-evalúen con sus botas de oro.

 

Besar a esos boludos 

que psicoanalizan mi alma.

 

Quiero cabalgar la pampa infinita 

e insatisfecha de

corralitos corruptos.

 

Retozar con las ballenas en Valdés

sincronía maternal divina.

 

Quiero asesinar a la Thatcher,

que Isabelita abofetee a Isabel II.

 

Quiero arder de frio

en mi soñada Ushuaia.

Un acto psicomágico

de inmolación que me libere

de esa pesada madre patria,

donde los poetas que profetizan

el apocalipsis biológico

mueren en el olvido.

 

Sí, por qué no,

quiero.

 

©Alf Gauna, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s