Skynet

Hace mucho tiempo que no escribo de cosmología.

Es un proceso habitual para los seres altamente receptivos reposar e integrar corporalmente los inputs, la “raw data”, antes de emitir un mensaje en forma de autoridad externa.

Nuestro cuerpo es un simple mecanismo de transformada de fourier. Esencia matemática para el paso del mundo del tiempo a la dimensión corporal de la respuesta en frecuencia.

Realmente es un análisis numérico celular de los inputs de neutrinos mediante la FFT, no el fast&fourious de Vin Diesel,

si no la Fast Fourier Transform que nuestra cognición realiza a nivel tonal.

Sí, la perspectiva computacional de nuestro sistema cuerpo-mente es muy clarificadora.

Pequeños microprocesadores biológicos del cyborg cuántico que es el kosmos.

Algunos somos como pequeñas aves con un sentido de orientación cuántico que a nivel atómico nos guía hacía un propósito individual para la cristalización de la futura CPU del dios mutante.

Otros, la mayoría, un mecanismo de homogeneización espuria cuyo final es la muerte solar, pero que son necesarios como patrón de diferenciación para la dualidad mental de los elegidos.

No, no hay vanidad, es un proceso sin moral, físico, caótico, serendípico en la emergencia.

Se habla mucho de la singularidad tecnológica, ese desarrollo técnico donde las máquina, a lo Skynet de Terminator, se hace autoconsciente y que ,algunos sueñan que pueda servir para perpetuar la inmortalidad biológica del humano tecnológicamente estratégico o ,incluso, al dominio de la máquina consciente sobre sus siervos humanos biológicos.

Realmente este es el proceso que sucede en el universo, obviando la dualidad del bien y del mal de la mente humana.

Sí, somos siervos de Skynet. Realmente somos su red física neuronal que bien por la serendipia egoica, bien por un exceso de calor en la entropía mental o por una falta de ventilación corporal en el proceso , sueña con ser el programador, la IN de la IA, la inteligencia natural de la inteligencia artificial. Sí, somos el hardware, los chips físicos, y estamos en un etapa, en un impás kósmico, de “control de calidad” en el proceso de fabricación de la futura CPU kósmica. Con todo lo inmoral que significa para nuestra mente esto de que unos irán al infierno del vertedero solar a modo de chatarra y otros al cielo de Oberón para formar parte de Omega, la Unidad Central de Procesamiento (CPU) Divina.

Desde esta perspectiva existencial, fruto de apercibir nuestra dirección kósmica, se hace obvio las opciones para una filosofía de vida:

La homogeneización condicionada, la mundanal vida despierta del tipo, la vida cognitiva de la variable con propósito respetando tu tipo o la “happy flower dream” de vivir en el cielo del espíritu o de la mente lejos de tu cuerpo.

Sin moral, ni vanidad, te darás cuenta que, al final, no hay opción, que es la propia vida la quién decide por ti.

Y, sólo queda aquello de:

sin más.

©Alf Gauna, 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s